'Se nos agota el tiempo': Biden y demócratas bajo presión para cumplir con las prioridades liberales

By Alex Roarty

WASHINGTON – Se espera que el presidente Joe Biden y los demócratas del Congreso pasen gran parte de septiembre negociando el tamaño y el alcance de un proyecto de ley presupuestaria de 3.5 billones de dólares que financiaría una paquete de nuevos programas gubernamentales.

Es una negociación cuyo resultado Ady Barkan considera de vida o muerte.

La defensora progresista de 37 años, que utiliza una silla de ruedas después de ser diagnosticada con ELA en 2016, está presionando a los demócratas para que mantengan cientos de miles de millones de dólares en nuevos gastos para los servicios de atención domiciliaria, argumentando que el recorte de esos fondos de la legislación devastaría a aquellos que necesitan la financiación.

"Lo que está en juego con esta financiación es nada menos que la vida humana", dijo Barkan en una entrevista, comunicándose a través de un dispositivo electrónico que controla con el movimiento de los ojos. "Lo que está en juego son los derechos de las personas mayores y discapacitadas de nuestro país a vivir con seguridad y dignidad. Y lo que está en juego es también la capacidad de los trabajadores profesionales de la atención domiciliaria para ganar un salario realmente digno, y vivir ellos mismos con dignidad".

La defensa de Barkan forma parte de una oleada de presiones a las que se enfrentan los principales demócratas a medida que las negociaciones sobre el gasto entran en su fase final, muchas de ellas procedentes de activistas liberales desesperados por mantener sus prioridades totalmente financiadas en la legislación final. En el Capitolio y en los estados y distritos de los principales legisladores, están organizando campañas y publicando anuncios que destacan la necesidad de actuar en políticas que van desde la preparación para una pandemia hasta la lucha contra el cambio climático.

Para complicar sus esfuerzos, algunos demócratas de centro, como el senador Joe Manchin, de Virginia Occidental, exigen que los negociadores reduzcan la factura actual del proyecto de ley, que asciende a 3.5 billones de dólares, una disminución que reduciría la cantidad que los legisladores pueden asignar a cada programa.

Esta dinámica ha dejado a los principales legisladores demócratas y a la Casa Blanca en una posición difícil, ya que intentan gestionar presiones que compiten entre sí y, al mismo tiempo, asegurarse de que son capaces de aprobar la legislación que muchos de ellos considerarían la pieza central de la agenda política de Biden.

"Esto puede ir por uno de dos caminos, nos beneficiaría en la atención médica y nos beneficiaría en los impuestos", dijo Brendan Buck, un destacado colaborador del ex presidente republicano de la Cámara de Representantes Paul Ryan, refiriéndose a los esfuerzos legislativos del Partido Republicano durante el mandato del ex presidente Donald Trump. "Lo que quiero decir con eso es: ¿Todos se dan cuenta de que hay que hacer esto? ¿O todos están subiendo al ring a pelear a muerte por su caso, y haciendo que se desmorone?"

PRESIÓN DE LA IZQUIERDA

Los miembros del Congreso están negociando el plan presupuestario propuesto de 3.5 billones de dólares junto con un proyecto de ley bipartidista de infraestructuras de 1.2 billones de dólares. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se comprometió a votar esta última medida antes del 27 de septiembre, tras un prolongado enfrentamiento público entre las facciones moderada y liberal de su partido.

Muchos de los miembros liberales del partido, incluida la representante Alexandria Ocasio-Cortez de Nueva York, han dicho que no apoyarán el proyecto de ley de infraestructuras hasta que puedan aprobar primero el proyecto de ley de presupuesto, creando un escenario en el que los líderes demócratas intentan tener ambas medidas listas para ser aprobadas en las próximas tres semanas.

El proyecto de ley presupuestario, que no necesitará de los votos de los republicanos para ser aprobado, es el más amplio y el que tiene mayor alcance de los dos. En la actualidad incluye políticas que van desde exenciones fiscales para la energía libre de carbono, el establecimiento de una vía de acceso a la ciudadanía para algunos trabajadores indocumentados que viven en Estados Unidos, y una prórroga de varios años del programa de créditos fiscales por hijos mejorado que Biden promulgó a principios de este año.

Los demócratas han dicho que el gasto, repartido a lo largo de un periodo de 10 años, se compensaría con los ingresos que también se incluyen en el proyecto de ley. Pero aún no se han puesto de acuerdo sobre cuáles serían esos posibles aumentos de impuestos.

Es una legislación que algunos demócratas describen en términos históricos.

"Es probablemente la legislación nacional más importante que cualquiera de nosotros haya votado jamás", dijo el senador Bob Casey, de Pensilvania, y añadió que quiere mantenerla en su tamaño actual de 3.5 billones de dólares.

Grupos externos también se esfuerzan por mantener esa cifra y proteger sus propias prioridades de gasto. La League of Conservation Voters, en colaboración con el grupo Climate Power, ha gastado 14 millones de dólares para animar a los legisladores a respaldar medidas como las exenciones fiscales a las energías limpias.

Funcionarios del grupo dicen que el impulso empequeñece los esfuerzos realizados en 2009 y 2010, cuando los demócratas tuvieron por última vez el control del proceso legislativo en Washington y estaban considerando una importante legislación sobre el cambio climático.

"Está aquí. Se nos agota el tiempo", dijo Tiernan Sittenfeld, vicepresidente de asuntos gubernamentales de la League of Conservation Voters. "Estamos viendo la destrucción y los impactos mortales del cambio climático en todo el país y el mundo. Los horrores de este verano son realmente abrumadores, y solo están empeorando. Y por eso tenemos que actuar absolutamente a la escala que la ciencia y la justicia requieren".

Otro grupo, Guarding Against Pandemics, también ha publicado anuncios defendiendo una propuesta inicial de gastar 30 mil millones de dólares para preparar al país para la próxima pandemia. Incluso siendo una parte relativamente pequeña del proyecto de ley, el gasto ha conseguido a varios defensores en el Capitolio.

"Restar financiación a la preparación para la pandemia es un poco como restar financiación a la lucha contra el terrorismo después del 11 de septiembre", dijo el representante demócrata Ritchie Torres, de Nueva York. "Es tan irracional y desmedido que resulta impensable".

SENSACIÓN DE URGENCIA

Funcionarios de la Casa Blanca dicen que no están preocupados por mantener satisfechos a muchos de estos diversos grupos liberales y legisladores, argumentando que ya pudieron acercarse a la aprobación del Congreso más de lo que algunos escépticos creían posible.

En un memorando obtenido por McClatchy, la directora de comunicaciones de la Casa Blanca, Kate Bedingfield, reiteró el apoyo de Biden a los proyectos de ley de presupuesto e infraestructuras, diciendo que el contraste que crean con los republicanos los convierte en un ganador político.

"El momento es ahora", escribió Bedingfield en un memorando dirigido a los directores de comunicación demócratas de la Cámara de Representantes. "Debemos satisfacer las necesidades que tenemos delante. No mañana, ni dentro de unos meses, ni el año que viene. Ahora mismo. Las familias trabajadoras de Estados Unidos merecen oportunidades y nada menos".

El grupo de Barkan, por su parte, ha invertido unos 500 mil dólares en anuncios en estados como Nueva Jersey, Arizona y Virginia Occidental, presionando a los legisladores para que respalden la medida de atención a domicilio.

Funcionarios de su grupo, “Be a Hero”, dicen que una propuesta de la Cámara de Representantes con solo 150 mil millones de dólares de financiación para la atención domiciliaria (frente a los 400 mil millones ofrecidos inicialmente) supondría una traición a la promesa del presidente.

"Somos la nación más rica de la historia del mundo. Tenemos dinero para la Fuerza Espacial, para reducir los impuestos de los multimillonarios, para unas fuerzas militares enormes", dijo Barkan. "Está en nuestra mano financiar totalmente la salud. Solo es cuestión de reorientar nuestras prioridades para valorar la atención a la salud básica y la vida humana real".


What is inkl?

Important stories

See news based on value, not advertising potential. Get the latest news from around the world.

Trusted newsrooms

We bring you reliable news from the world’s most experienced journalists in the most trusted newsrooms.

Ad-free reading

Read without interruptions, distractions or intrusions of privacy.