Esto es lo que traerán los próximos 6 meses de la pandemia

By Michelle Cortez

Para todos los que esperan ver la luz al final del túnel del COVID-19 en los próximos tres a seis meses, los científicos tienen malas noticias: prepárense para más de lo que ya hemos pasado.

Los brotes cerrarán escuelas y cancelarán clases. Los residentes de residencias de ancianos vacunados se enfrentarán a nuevos temores de infección. Los trabajadores sopesarán el peligro de volver a las oficinas cuando los hospitales estén desbordados, una vez más.

Los expertos coinciden en que casi todo el mundo estará infectado o vacunado antes de que la pandemia termine. Tal vez ambas cosas. Unos pocos desafortunados contraerán el virus más de una vez. La carrera entre las oleadas de transmisión que dan lugar a nuevas variantes y la batalla por vacunar al mundo no terminará hasta que el coronavirus nos haya tocado a todos.

"Veo que estas oleadas continuas se producirán en todo el mundo", dijo Michael Osterholm, director del Center for Infectious Disease Research and Policy de la Universidad de Minnesota, en Minneapolis, y asesor del presidente de Estados Unidos, Joe Biden. "Entonces caerá, potencialmente de forma algo precipitada", dijo. "Y luego creo que muy fácilmente podríamos ver otro aumento en el otoño y el invierno" de este año, añadió.

Con miles de millones de personas en todo el mundo que aún no se han vacunado y con pocas posibilidades de eliminar el virus, podemos esperar más brotes en las aulas, en el transporte público y en los lugares de trabajo en los próximos meses, a medida que las economías avanzan en su reapertura. Aunque las tasas de inmunización aumenten, siempre habrá personas vulnerables al virus: Los recién nacidos, las personas que no pueden o no quieren vacunarse, y los que se vacunan pero sufren infecciones puntuales al disminuir sus niveles de protección.

"Vamos a ver colinas y valles, al menos durante los próximos años, a medida que vayamos sacando más vacunas. Eso va a ayudar. Pero el reto va a ser: ¿Qué tan grandes serán las colinas y los valles, en términos de distancia?", dijo Osterholm. "No lo sabemos. Pero puedo decirles que este es un incendio forestal de coronavirus que no se detendrá hasta que encuentre toda la madera humana que pueda quemar".

COVID comparado con otras pandemias

Según Lone Simonsen, epidemióloga y profesora de ciencias de la salud de la población en la Universidad de Roskilde, Dinamarca, las cinco pandemias de influenza bien documentadas de los últimos 130 años ofrecen un modelo de cómo pudiera desarrollarse el COVID-19. Es una experta en el flujo y reflujo de este tipo de eventos.

Aunque el brote de influenza más largo del mundo duró cinco años, la mayoría consistió en dos o cuatro oleadas de infección a lo largo de un promedio de dos o tres años, dijo. El COVID-19 ya se está convirtiendo en una de las pandemias más graves, ya que su segundo año concluye con el mundo en medio de una tercera oleada, y sin final a la vista.

Es posible que el virus conocido como SARS-CoV-2 no siga el camino marcado por las pandemias del pasado. Al fin y al cabo, se trata de un patógeno diferente, novedoso y potencialmente más transmisible. Y con una cifra de muertos de más de 4.6 millones de personas hasta ahora, ya es más del doble de mortal que cualquier brote desde la influenza española de 1918.

Pese a las brutales oleadas iniciales y las tasas de vacunación relativamente altas, países como Estados Unidos, Reino Unido, Rusia e Israel están viendo cifras récord de casos. La vacunación está ayudando a moderar la incidencia de casos graves y muertes, pero el aumento de las infecciones significa que el virus está llegando a los jóvenes y a otras personas que siguen sin vacunarse, lo que provoca un aumento de las tasas de enfermedades graves en esos grupos.

Países en los que la vacunación ha sido escasa (como Malasia, México, Irán y Australia) se encuentran en medio de sus mayores brotes hasta ahora, alimentados por la contagiosa cepa Delta. Como el virus sigue extendiéndose sin control en amplias zonas del planeta, es muy posible que surja otra variante nueva.

Según Simonsen, la historia demuestra que la creencia generalizada de que los virus se vuelven automáticamente más suaves con el paso del tiempo, para evitar la desaparición total de su población huésped, es errónea. Aunque las nuevas mutaciones no siempre son más graves que sus predecesoras, "las pandemias pueden ser más letales durante el periodo pandémico, ya que el virus se está adaptando a su nuevo huésped", dijo.

Al principio del brote del COVID-19, había buenas razones para esperar que las vacunas proporcionaran una protección a largo plazo, de forma similar a las vacunas infantiles que detienen enfermedades como la poliomielitis.

Los coronavirus disponen de un mecanismo de "corrección de pruebas" que corrige los errores internos causados cuando el virus se replica, reduciendo la probabilidad de que surjan variantes cuando el virus se transmite de una persona a otra.

Sin embargo, el número de casos a nivel mundial ha sido tan amplio que las mutaciones se producen de todos modos.

"Con la pandemia, tenemos esta enorme fuerza de infección", dijo Kanta Subbarao, director del WHO Collaborating Center for Reference and Research on Influenza at the Peter Doherty Institute for Infection and Immunity en Melbourne. "Eso ha contrarrestado la capacidad de corrección del virus".

En consecuencia, el COVID-19 podría ser como la influenza, y requerir recargas periódicas de la vacuna para seguir siendo eficaz a medida que el virus evoluciona.

Algunos investigadores afirman que el SARS-CoV-2 está preparado para volverse completamente resistente a la primera generación de vacunas. Un estudio realizado en Japón, que aún no se ha publicado ni revisado, sugiere que las mutaciones potencialmente peligrosas de la variante Delta ya se están detectando en una base de datos mundial utilizada para hacer un seguimiento de este tipo de avances. Los informes sobre las cepas actuales que atraviesan las vacunas o que provocan mayores tasas de mortalidad no se han sometido a un examen riguroso hasta ahora.

"Este es un escenario que esperamos que no ocurra", dijo Simonsen. "Dios mío, tendríamos que hacerlo todo de nuevo".

Otras posibilidades aún más sombrías para los próximos meses son la aparición de un nuevo virus de la influenza u otro coronavirus que dé el salto de los animales a los humanos.

"Mientras haya reservorios animales de coronavirus, sigue existiendo la posibilidad de que surja otro coronavirus zoonótico en el futuro", dijo Subbarao. "Existe eso en el fondo, el riesgo de seguir lidiando con este cuando surja otro".

¿Cómo acabará el COVID-19?

Lo que parece claro es que la pandemia no terminará en seis meses. Los expertos coinciden, en general, en que el brote actual se domará una vez que la mayoría de las personas (quizás entre el 90 y el 95 por ciento de la población mundial) tengan cierto grado de inmunidad gracias a la inmunización o a una infección previa.

El elemento clave debería ser la vacunación, dicen.

"Sin la vacunación, uno es como un pato sentado, porque el virus se extenderá ampliamente y encontrará a casi todo el mundo este otoño e invierno", dijo Simonsen.

Se han administrado más de 5,660 millones de dosis de vacunas en todo el mundo, según el rastreador de vacunas de Bloomberg. Pero el éxito de los despliegues en algunas regiones, como la Unión Europea, Norteamérica y China, oculta el fracaso en otras. La mayoría de los países de África solo han administrado suficientes vacunas para cubrir a menos del cinco por ciento de su población con una inyección de dos dosis. La India ha administrado suficiente para cubrir solo un 26 por ciento.

La pandemia terminará en diferentes momentos y en diferentes lugares, al igual que los brotes anteriores, dijo Erica Charters, profesora asociada de historia de la medicina en la Universidad de Oxford y coordinadora de un proyecto sobre cómo terminan las epidemias. Los gobiernos tendrán que decidir con qué cantidad de enfermedad se sienten cómodos viviendo, dijo.

Los enfoques varían. Aunque algunos países siguen aspirando a no tener ningún caso de COVID-19, es poco probable que el mundo erradique el virus por completo.

Países como Dinamarca y Singapur, que han conseguido mantener los casos relativamente contenidos, ya están avanzando hacia un futuro pospandémico con menos restricciones de seguridad. Otros, como Estados Unidos y Reino Unido, están abriendo sus puertas incluso cuando las cifras de infección se acercan a los récords. Mientras tanto, China, Hong Kong y Nueva Zelanda se han comprometido a seguir trabajando de forma vigilante para eliminar el virus a nivel local. Por ello, es probable que sean de los últimos lugares en dejar atrás los trastornos provocados por el amurallamiento de la pandemia.

"El proceso final no va a ser uniforme", dijo Charters. La pandemia "es un fenómeno biológico, pero también es un fenómeno político y social".

"Incluso ahora tenemos diferentes enfoques al respecto".

Es probable que sea un desastre y que deje un legado duradero durante años. Hasta entonces, la mayoría de nosotros tendremos que prepararnos para pasar muchos meses más en las garras de la pandemia.

"Tenemos que abordarlo con los ojos bien abiertos y con mucha humildad", dijo Osterholm. "Cualquiera que piense que vamos a superar esto en los próximos días o meses está muy equivocado".


What is inkl?

Important stories

See news based on value, not advertising potential. Get the latest news from around the world.

Trusted newsrooms

We bring you reliable news from the world’s most experienced journalists in the most trusted newsrooms.

Ad-free reading

Read without interruptions, distractions or intrusions of privacy.