¿Cómo enseñar sobre el 11 de septiembre a estudiantes demasiado jóvenes para recordarlo? Los educadores cuentan cómo lo hacen realidad

By Kristen A. Graham, Melanie Burney, Maddie Hanna, Susan Snyder

FILADELFIA – Incluso los jóvenes de más edad en la escuela hoy (incluidos los estudiantes universitarios) no recuerdan los acontecimientos que se produjeron hace 20 años este sábado, cuando el choque de cuatro aviones provocó una catástrofe repentina en tantas vidas estadounidenses.

Al mismo tiempo, la forma en que el país ha llegado a entender lo que ocurrió y el porqué maduró en las últimas dos décadas.

Hablamos con educadores de toda la región (algunos de ellos cuyas propias vidas cambiaron permanentemente de rumbo a causa del 11 de septiembre) sobre las formas en que hacen resonar los acontecimientos de 2001, cómo evolucionó su enseñanza, qué hacen para tender un puente hacia el ahora, y lo único que se necesita para conseguir una reacción (pista: conexión).

‘Tienen una reacción visceral’

Kevin Tamasitis estaba en séptimo grado el 11 de septiembre. Todavía recuerda dónde estaba sentado en su aula de St. Charles Borromeo School en Bensalem cuando escuchó la noticia, la dirección en la que estaba el escritorio de su profesor, quién estaba sentado a su lado.

Ahora, es profesor de séptimo año en Wagner Middle School, en la sección West Oak Lane de Filadelfia, y se prepara para enseñar a los niños un acontecimiento fundamental en la historia de Estados Unidos, y en su propia vida. Tamasitis es profesor pero también miembro de la Guardia Nacional del Ejército de Pensilvania, y lo que sintió al ver caer las torres cuando tenía 12 años fue parte de la razón por la que se sumó a las fuerzas militares.

Los alumnos de Tamasitis suelen llegar con poca idea de lo que fue ese día. Él mantiene el enfoque básico: ¿Qué es Al Qaeda, los ataques al World Trade Center y al Pentágono, y el Vuelo 93?

Les pregunta cuál ha sido el mayor acontecimiento histórico de su vida (la mayoría dice que la victoria de los Eagles en el Súper Bowl, dice Tamasitis) y les cuenta su historia de séptimo grado. Tamasitis y sus alumnos comparan y contrastan la vida antes del 11 de septiembre; los preadolescentes no pueden creer que la gente pudiera llegar a la puerta de embarque de un avión sin boleto, sin pasar por un escáner de cuerpo entero.

Cada año, les muestra parte de un documental sobre la vida de Welles Crowther, un joven de 24 años que salvó al menos a 10 personas de la muerte en la Torre Sur antes de perder su propia vida. Crowther, conocido como "el hombre del pañuelo rojo" por la cubierta que llevaba en la cara mientras hacía múltiples viajes al interior para rescatar a la gente, amaba el lacrosse y a su familia y trabajaba como operador bursátil. Fue uno de los innumerables héroes de una indescriptible tragedia.

"Tienen que establecer una conexión", dijo Tamasitis, de 32 años. "Los niños aprenden sobre el hombre del pañuelo rojo, y de repente tienen esta reacción visceral: es real para ellos".

Es una lección de peso, pero es una que Tamasitis disfruta enseñar.

"No quiero que olviden el 11 de septiembre", dijo.

Hay una historia que ha sido ‘completamente olvidada’

Como madre, Ameena Ghaffar-Kucher sabe lo que se suele enseñar sobre el 11 de septiembre: historias sobre héroes y recuerdos, sobre cómo se sintieron los estadounidenses ese día y sobre los fundamentos de los atentados. Pero Ghaffar-Kucher, profesora titular de la Escuela de Postgrado de Educación de la University of Pennsylvania, quiere que los profesores de preparatoria y universidad hagan algo más.

"Son importantes", dijo Ghaffar-Kucher, "pero no pueden ser las únicas historias".

Ghaffar-Kucher ha trabajado con expertos de todo el país y del mundo (todos ellos musulmanes o personas de color) para desarrollar "La enseñanza más allá del 11 de septiembre", un plan de estudios interdisciplinario sobre el impacto global actual del 11 de septiembre. Hay lecciones sobre democracia y derechos; medios de comunicación y representación; política exterior; y opinión pública y sentimiento antimusulmán.

Es decir: Muchos estudiantes no se dan cuenta de que Estados Unidos ha estado en guerra durante los últimos 20 años. No han examinado la Ley Patriótica, ni cómo la islamofobia aumentó drásticamente en las últimas dos décadas, ni han reflexionado sobre los acontecimientos que llevaron al presidente Donald Trump a intentar prohibir la entrada en Estados Unidos a los extranjeros de varios países musulmanes. El 11 de septiembre contribuyó a todos esos acontecimientos.

"Hay una historia de los últimos 20 años que está completamente olvidada", dijo Ghaffar-Kucher. "Este plan de estudios habla de ese vacío y ayuda a los jóvenes a entender cómo cambió el mundo como consecuencia de ese horrible día".

Son temas difíciles, sin duda.

"Algunas lecciones desafiarán la visión del mundo de los estudiantes, mientras que otras podrían causar incomodidad, especialmente para los estudiantes de las comunidades afectadas", escriben Ghaffar-Kucher y los otros autores de “Teaching Beyond Sept. 11”. "Como educadores, creemos que algunos de los mejores aprendizajes se producen fuera de la zona de confort de cada uno; dicho esto, es imperativo que los educadores aborden estos temas con sensibilidad para no reforzar los estereotipos ni crear tensiones dentro de los grupos de estudiantes o fomentar la desinformación".

El objetivo es que las lecciones sean utilizadas no solo en las clases de estudios sociales e historia, sino también por los profesores de arte e inglés. Hay más de 50 lecciones repartidas en seis temas, basadas en un análisis global de los medios de comunicación de los acontecimientos ocurridos entre 2001 y 2021.

Se trata de un proyecto de gran importancia para Ghaffar-Kucher, de 43 años, quien ha investigado sobre los inmigrantes durante casi dos décadas y que, como madre de familia en escuelas públicas de Nueva York y Filadelfia durante la última década, quería que los profesores tuvieran más herramientas para iniciar conversaciones sobre un día formativo de la historia de Estados Unidos.

"Queremos que la gente tenga una visión a largo plazo de la historia, de este periodo de tiempo. Y queremos mantener viva esta conversación mucho más allá del 11 de septiembre", dijo Ghaffar-Kucher.

‘De repente, tuve un papel que desempeñar’

Antes de que ocurriera el 11 de septiembre, Barak Mendelsohn era un estudiante de doctorado nacido en Israel en Cornell University con una existencia relativamente oscura.

"Nadie se preocupaba por mí", recuerda.

Estaba en la universidad de la Ivy League el día en que los aviones se estrellaron contra las torres gemelas. Entonces todos querían saber qué pensaba el israelí que estudiaba la seguridad y el terrorismo en el Medio Oriente. En una clase, sus alumnos no paraban de hablar de que querían poner una bomba a alguien. Él explicó que la lucha contra el terrorismo es mucho más complicada. En otra clase, sus compañeros quedaron fascinados cuando introdujo el concepto de la soberanía de Dios, que según los yihadistas niega la soberanía de los Estados.

"Eso acabó convirtiéndose en el tema de mi disertación y pasó a ser mi primer libro y el resto de mi carrera", dijo Mendelsohn, de 49 años, ahora profesor asociado de ciencias políticas en Haverford College, donde enseña a los estudiantes sobre terrorismo y seguridad nacional. "Pero todo fue a partir de ideas que empecé a desarrollar ese mismo día. De repente, tuve un papel que desempeñar. Conocía una región que pocos conocían".

Nacido en un pueblecito de las afueras de Tel Aviv, Mendelsohn creció, como muchos niños en Israel, temiendo la violencia. Sus pesadillas recurrentes eran las de huir de los nazis y saltar de los trenes en camino a los campos de concentración. Todavía las tiene, aunque no con tanta frecuencia.

Se licenció en estudios de Medio Oriente en la Universidad Hebrea de Jerusalén, y luego fue analista de inteligencia durante casi cinco años para las Fuerzas de Defensa de Israel. Obtuvo una maestría en estudios de seguridad en Tel Aviv antes de trasladarse a Cornell en el verano de 2000. Experto en el movimiento yihadista y en Al Qaeda, empezó a dar clases en Haverford en 2007.

Lo que produce fuertes recuerdos vívidos para los estadounidenses mayores es historia para la mayoría de sus alumnos.

Durante una clase sobre estudios de terrorismo la semana pasada, pidió a los alumnos que opinaran si creían que ciertos actos, como el asalto al Capitolio del 6 de enero y un bombardeo ficticio de un oleoducto por parte de activistas medioambientales, podían considerarse terrorismo. Aunque todos los estudiantes, excepto uno, pensaron que los ataques del 6 de enero eran terrorismo, los estudiantes estuvieron más divididos sobre el ataque al oleoducto. Uno de ellos dijo que se inclinaría por los activistas medioambientales, pero que seguía pensando que era una forma de terrorismo.

"Se trata de mostrar cómo los valores determinan a quiénes nos inclinamos a ver como terroristas", explicó. "Eso demuestra por qué necesitamos herramientas más objetivas para estudiar el terrorismo".

Mendelsohn dará dos charlas públicas este mes, incluida una aparición en el campus el miércoles, en las que hablará de por qué los grupos yihadistas transnacionales han fracasado en gran medida en la consecución de sus objetivos y de cómo Estados Unidos se enfrenta a una amenaza menor de lo que muchos piensan.

En su opinión, tras el 11 de septiembre se cometieron muchos errores, como la invasión de Irak y la duración de la guerra en Afganistán.

"En general, todo el mundo perdió", dijo. "Con suerte, 20 años después del 11 de septiembre, tenemos una mejor perspectiva de lo que realmente podemos conseguir, de cuáles son las consecuencias adversas de las acciones que podemos emprender. Esperemos que hayamos aprendido algo".

Enojado, pero no temeroso

Stephen Kozol enseñaba historia de Estados Unidos hace 20 años cuando un colega llamó a la puerta de su aula en Upper Merion High School y le dijo que encendiera la televisión.

Los alumnos de su clase estaban consternados, pero Kozol ya no espera una reacción tan visceral cuando enseña sobre los atentados del 11 de septiembre.

"En los primeros años, había mucho miedo", dijo Kozol, de 60 años, que sigue enseñando historia de Estados Unidos y dirige el departamento de historia en Upper Merion. "Nadie sabía si este era el primero de muchos ataques de este tipo".

Ahora, "si se pregunta a un estudiante de forma objetiva y se le dan los hechos –qué ocurrió, cuándo ocurrió, cuántas víctimas hubo–, se horrorizan por ello", dijo Kozol. "A menudo se enojan por ello. Pero no se les ve que tengan miedo de que pueda volver a ocurrir".

Para abordar el tema de los atentados terroristas –un acontecimiento más antiguo que cualquiera de sus alumnos– los profesores deben establecer una comprensión común del suceso, dijo Kozol.

"Cuando empezamos a debatir este tema, los alumnos sabían lo que había ocurrido. Conocían las motivaciones, las personas implicadas. Sabían qué era Al Qaeda, quién era Osama bin Laden. Muchos estudiantes [ahora] no saben quién era Osama bin Laden hasta que se lo dices".

Es difícil decir cuándo se produjo el cambio. Kozol piensa en otros acontecimientos a lo largo de su carrera docente en los que ha visto desvanecerse la conciencia inmediata: la crisis del petróleo de 1979, la explosión del Challenger de 1986.

Se ha dado cuenta que para ayudar a los estudiantes a entender lo que pasó, es importante enseñar también la reacción inmediata.

"Hay que hacer todo lo posible para que sientan lo que tú sentiste", dijo. "Entonces puedes ver que los estudiantes empiezan a identificarse".

‘No quiero que se desprecie ni se olvide’

Joe Martin, director de Rancocas Valley Regional High School, sabe que las historias sobre cómo las vidas de las personas se vieron afectadas por el 11 de septiembre ayudarán a los estudiantes a entender su significado.

Por ello, él y el coordinador de medios de comunicación del centro ayudaron a producir un video de 30 minutos que se proyectará el viernes en las aulas a unos 2,100 alumnos de los grados noveno al décimo segundo, en el que los miembros del personal (aproximadamente la mitad de sus 150 profesores eran alumnos de primaria en 2001) hablan de dónde estaban y cómo se sintieron cuando se realizaron los atentados. El video se intercala con la cobertura informativa de los atentados.

"Verán emoción, tristeza, ira y ansiedad", dijo Martin, pero también temas relacionados con la unidad y el patriotismo.

Dos días antes de su cumpleaños, Martin, que ahora tiene 50 años, estaba dando una clase de español cuando se supo del primer atentado. Un profesor llamó a la puerta de su aula y le preguntó: "¿Ya supiste de lo del World Trade Center? Está pasando algo raro".

"Por el amor de Dios, esto ocurrió en nuestro propio patio", dijo Martin.

La profesora de artes industriales Kristi Maurer acababa de terminar de impartir una clase de dibujo mecánico de primer periodo en Sterling Regional High School de Somerdale cuando se produjeron los atentados, y escuchó a alguien decir: "Nos están atacando".

Maurer, que entonces tenía 26 años y era profesora de cuarto grado, tuvo que tranquilizar a los alumnos que necesitaban escuchar que todo iría bien, cuando ella misma no estaba segura. Los abrazó y pasó el resto de la jornada escolar dejando hablar a los alumnos e intentando responder a sus preguntas.

La jornada escolar en Rancocas comenzará el viernes con un momento de silencio a las 8:46 a.m., cuando el primer avión se estrelló en Nueva York. Se pedirá a los estudiantes que compartan lo que aprendieron con los miembros de su familia durante el fin de semana y que obtengan sus perspectivas de ese día, dijo Martin. Comparó la tarea con las conversaciones con sus propios padres sobre su paradero cuando fue asesinado el presidente John F. Kennedy en 1963.

"No quiero que se desprecie ni se olvide", dijo Martin.


What is inkl?

Important stories

See news based on value, not advertising potential. Get the latest news from around the world.

Trusted newsrooms

We bring you reliable news from the world’s most experienced journalists in the most trusted newsrooms.

Ad-free reading

Read without interruptions, distractions or intrusions of privacy.