20 años después del 11 de septiembre, la guerra contra el terrorismo persiste y hay más amenazas que nunca

By Michael Wilner

WASHINGTON – El día después de los ataques del 11 de septiembre, Estados Unidos lanzó una advertencia a los talibanes: Ningún gobierno que dé cobijo a los terroristas estará a salvo de las fuerzas militares estadounidenses.

"No haremos ninguna distinción entre los terroristas que cometieron estos actos y quienes los albergaron", dijo entonces el presidente George W. Bush.

En pocas semanas, Estados Unidos había invadido Afganistán para derrocar a los talibanes y dar caza a los agentes de Al Qaeda responsables de los atentados de 2001.

En las dos décadas transcurridas desde entonces, tres presidentes consecutivos han reducido el número de tropas estadounidenses sobre el terreno para librar esa guerra contra el terrorismo y han recurrido cada vez más a las capacidades de vigilancia y de ataque a distancia.

La retirada del presidente Joe Biden de Afganistán y la toma de posesión de los talibanes el mes pasado completaron esa transformación.

Centrar los recursos militares y de inteligencia en las futuras amenazas requerirá un mayor énfasis en las tecnologías remotas, como los drones con base en países aliados y en aguas internacionales.

"La obligación fundamental de un presidente, en mi opinión, es defender y proteger a Estados Unidos, no contra las amenazas de 2001, sino contra las amenazas de 2021 y de mañana", dijo Biden al abordar el final de la guerra más larga de Estados Unidos.

"La amenaza del terrorismo continúa en su naturaleza perniciosa y maligna", añadió. "Pero ha cambiado, se ha expandido a otros países. Nuestra estrategia tiene que cambiar también".

Expertos en inteligencia dicen que Estados Unidos ha tenido éxito táctico en frustrar nuevos ataques, incluso cuando ha luchado estratégicamente para evitar que los grupos militantes se separen, engrosen sus filas y se extiendan a nuevos países.

"La idea de algo parecido al 11 de septiembre –terroristas extranjeros que viajen a Estados Unidos para llevar a cabo un ataque terrorista significativo dentro de Estados Unidos– ha disminuido enormemente", dijo Suzanne Spaulding, subsecretaria del Departamento de Seguridad Nacional de 2011 a 2017 y ahora con el Center for Strategic and International Studies.

Pero como aprendió el ex presidente Barack Obama tras retirar las tropas estadounidenses de Irak en 2011, las amenazas terroristas pueden evolucionar rápidamente en el vacío. El auge del Estado Islámico en ese país, donde conquistó vastas franjas de territorio en un corto lapso, le obligó a enviar tropas de nuevo a Irak en 2014.

El temor a un resurgimiento de los terroristas que se organicen en Afganistán y a las continuas amenazas de otros grupos militantes en el extranjero obligará a Estados Unidos a seguir participando en el combate del terrorismo como lo ha hecho en los últimos 20 años.

"Hay mucha, mucha más gente radicalizada hacia el extremismo violento que la que había el 11 de septiembre", dijo Matthew Levitt, experto en terrorismo del Washington Institute for Near East Policy que trabajó en inteligencia del FBI, el Departamento de Estado y el Departamento del Tesoro. "Hay muchos más grupos y están en muchos más lugares del mundo".

El terrorismo ha hecho ‘metástasis’

En 2001, Estados Unidos se centró en Al Qaeda cuando era un grupo localizado, centralizado y con una gran cúpula que había encontrado refugio en tierras controladas por los talibanes. Pero aun así, Estados Unidos, bajo la administración de Obama, tardó una década en encontrar al líder de Al Qaeda, Osama bin Laden. En 2011, los SEAL de la Armada asaltaron su complejo en Pakistán y mataron a Bin Laden.

Hoy, la administración de Biden se enfrenta a un conjunto más difuso de grupos considerados como amenazas.

"Este es un mundo nuevo. La amenaza terrorista ha hecho metástasis en todo el mundo, mucho más allá de Afganistán", dijo Biden.

"Nos enfrentamos a las amenazas de Al Shabab en Somalia, a las filiales de Al Qaeda en Siria y en la Península Arábiga, y a ISIS que intenta crear un califato en Siria e Irak, y establecer filiales en toda África y Asia", dijo Biden.

Según las agencias de inteligencia, entre los grupos que siguen intentando atentar contra los intereses de Estados Unidos se encuentran Al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP), Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQIM), el Estado Islámico en Somalia y el Estado Islámico en el Jorasán (ISIS-K), que perpetró el atentado suicida en el aeropuerto de Kabul en el que murieron 13 militares estadounidenses y más de 170 afganos.

Estados Unidos tomó represalias contra los objetivos del ISIS-K con un ataque con drones.

Spaulding dijo que las capacidades remotas no son tan eficaces como tener ojos y oídos en el terreno.

"No estamos volando a ciegas", dijo Spaulding, "pero es poco probable que tengamos tan buena información de inteligencia como la que presumiblemente hemos tenido en los últimos 20 años cuando estábamos en el terreno".

Biden fue enfático al afirmar que Estados Unidos "mantendrá la lucha contra el terrorismo" con capacidades "por encima del horizonte" en Afganistán y en otros lugares.

"Hemos demostrado esa capacidad solo en la última semana", dijo. "Atacamos a ISIS-K a distancia".

Limitaciones de inteligencia

La creciente dependencia de Washington de los drones comenzó hace más de una década. Mientras Biden era vicepresidente, Obama amplió el programa y acabó ordenando un número de ataques 10 veces superior al de su predecesor, según datos del gobierno publicados entonces.

Estados Unidos ya no tiene una base en Afganistán para lanzar, hacer aterrizar y repostar drones para mantener una vigilancia casi constante sobre las amenazas emergentes. Los drones tendrán que ser lanzados desde lejos, lo que requerirá más combustible y ofrecerá menos tiempo para realizar las misiones.

El inesperado cierre de la embajada de Estados Unidos en Afganistán y la falta de acuerdos con algunos de los países vecinos son limitaciones añadidas para la recolección de información en la región, dijo Levitt.

"Puedo decir que mucha gente de la comunidad de inteligencia está muy, muy preocupada", dijo. "Se les pide que sean capaces de prever las amenazas antes de que se desarrollen en un momento en el que estamos perdiendo o renunciando a importantes plataformas de recolección en un lugar importante como Afganistán".

"No sé si nos vamos a quedar a oscuras, pero se va a poner muy, muy gris en cuanto a los tipos de información de inteligencia que podremos obtener", dijo Levitt.

El director de la CIA, Bill Burns, reconoció esa preocupación ante el Congreso en abril, cuando Biden debatía con los generales estadounidenses el calendario de la retirada.

"Cuando llegue el momento de la retirada de las fuerzas militares estadounidenses, la capacidad del gobierno de Estados Unidos para recopilar información y actuar sobre las amenazas disminuirá. Eso es simplemente un hecho", dijo Burns.

El gobierno de Biden sigue expresando su confianza en su capacidad para mantener las capacidades de vigilancia y de drones a distancia, no solo para Afganistán, sino para todo el mundo.

Pero algunos expertos en seguridad nacional advierten que las amenazas de Al Qaeda en Afganistán, degradadas significativamente desde la invasión de Estados Unidos en 2001, podrían resurgir.

"Tengo todas las razones para pensar que los militares y la comunidad de inteligencia trabajarán tan duro como puedan dentro de las limitaciones que enfrentan para defendernos", dijo John Bolton, ex embajador de Estados Unidos ante Naciones Unidas bajo Bush y asesor de seguridad nacional bajo el presidente Donald Trump, en una entrevista reciente.

"Pero simplemente no hay manera de que puedas decir con veracidad que estaremos tan seguros confiando en la tecnología sobre el horizonte como lo estaríamos si hubiéramos mantenido una presencia en Afganistán", dijo. "Sería una falsa sensación de confort pensar lo contrario".


What is inkl?

Important stories

See news based on value, not advertising potential. Get the latest news from around the world.

Trusted newsrooms

We bring you reliable news from the world’s most experienced journalists in the most trusted newsrooms.

Ad-free reading

Read without interruptions, distractions or intrusions of privacy.